Skip to content

Aula X: “El bando de los buenos y el mando de los malos”

11/06/2018

El proyecto que fortalecía las facultades para directores de establecimientos educacionales frente a casos de violencia terminó por causar un desaguisado político que puede ser igual de violento.

Durante semanas, la ciudadanía asistió a un intento sistemático, intenso, aunque burdo, del Gobierno para destacar que la violencia se apodera de las salas de clases de nuestro país.

Si por años ha habido un grupo de personas que llama a la racionalidad en materia de comunicaciones en redes sociales e incluso en el lenguaje político, intentos como los que hemos visto estas últimas semanas pueden llegar a ser aún más peligrosos.
“El lenguaje crea realidades”, o si lo prefiere más poético, “al conversar generamos mundos”. Ambas frases son de Humberto Maturana y apuntan a lo mismo, es decir, a la capacidad creadora de la palabra. Pero fenómenos como el fascismo, la post verdad, o simplemente el intento populista de colocar mi idea en la agenda por sobre la del otro, nos muestra la cara destructora del mismo elemento: el lenguaje.

Asistimos durante semanas a acusaciones como: o están con la seguridad, o con los violentistas. En dicho intento está, en forma manifiesta, el germen maniqueísta que tanto daño le hace a cualquier sociedad. Muestra el desconocimiento del otro como un legítimo oponente, y todavía más negativo, divide a la sociedad en el bando de los buenos y el bando de los malos.
Aula segura, democrática, de convivencia, X, o como se llame finalmente, ha terminado por convertirse, no sólo en un mal proyecto que debió ser enmendado, sino en el reflejo eterno de los miedos y rechazos por el que no piensa como yo.
Y eso es igual de grave que la violencia en un colegio.