Skip to content

Día contra la discriminación racial. El racismo en Chile en el Siglo XXI

03/21/2019

Por Rafael Ferrada, abogado, @RafaFerradaH

Hoy se conmemora el “día contra la discriminación racial”. En 1960, en Sudáfrica, en pleno apartheid, la policía asesina a 69 manifestantes que marchaban contra las leyes de segregación. Por este hecho en 1966, la Asamblea de Naciones Unidas resolvió declarar oficialmente este día como un espacio de reflexión contra este mal social.

Para empezar, debemos preguntarnos: ¿somos racistas los chilenos/as? En el 2018, el INDH realizó un estudio donde se percibe que los chilenos nos encontramos más blancos que otras personas de países latinoamericanos, y más “aseados” que la población inmigrante.

El racismo en Chile, si bien hoy se encuentra fuertemente cuestionado, ostenta antecedentes históricos que puedan explicar el mismo. Desde la colonia han existido expresiones peyorativas contra nuestros pueblos originarios, cuestionando una cierta “flojera” o “embriaguez”, que proviene de prejuicios que han sido recogidos, inclusive, por los libros de historia que nos hacían estudiar en el colegio.  De todas maneras, a todos los pueblos precolombinos se les trató de la misma manera para justificar posteriormente la usurpación de tierras de estos, con el fin de que llegue la civilización a través de la evangelización de este territorio lleno de bárbaros.

En los últimos años, Chile se ha visto empujado por un fenómeno migratorio que ha significado la convivencia de diversidad de razas, donde la integración ha sido difícil, por los prejuicios existentes. Hemos conocido diversos episodios de discriminación contra inmigrantes, sobre todo afroamericanos, con expresiones como “negro asqueroso ándate a tu país” o el episodio del completo tirado a un ciudadano haitiano.

El racismo chileno también va de la mano de la aporofobia (el odio a la pobreza), donde se hace confluir el color de piel con el sector social de origen, donde los pobres son morenos, mientras que la clase alta gerencial mantiene rasgos europeos.

La situación de discriminación al migrante, al mapuche o al pobre, son situaciones que deben preocupar si queremos ser una sociedad realmente diversa, integradora y tolerante, donde las políticas del gobierno poco han ayudado para superar el mismo. La educación y la reflexión en torno al tema deben ser los pilares para ir modificando nuestra cultura, además de sancionar fuertemente las expresiones y actitudes racistas que puedan existir, donde hoy vivimos una fuerte amenaza con el avance de los movimientos neofascistas en el mundo. De todas formas, vivimos en una etapa de cinismo, donde ninguna persona reconoce su racismo, pero tiene actitudes que van en consonancia con el mismo.