Skip to content

Dos ferias del libro en paralelo. Filsa vs FAS

11/04/2018

El pasado viernes 26 de octubre se inauguró la primera versión del Festival de Autores Santiago, (FAS), en el salón Fresno del Centro de Extensión de la Universidad Católica. Encuentro organizado por la Corporación del Libro y la Lectura, la instancia reúne a varios de los mayores grupos editoriales del país, como Penguin Random House y Planeta.

Si bien la iniciativa podría ser vista como un buen y nuevo punto de encuentro para la industria, lo que queda a la vista es el conflicto en el cual ésta se encuentra sumergida.

El FAS surgió tras el conflicto que estalló en agosto –pero se arrasaba durante años- al interior de la Cámara Chilena del Libro. Fue en ese momento cuando la Corporación y Editores de Chile tomaron la decisión de no participar en la tradicional la Feria del Libro de Santiago (Filsa), que se inauguró el pasado jueves 26 de octubre, en su versión número 38, en la Estación Mapocho, con Perú como invitado.

Con el eslogan “Vive tu cuento”, Filsa abrió el viernes 27 a público hasta el domingo 11 de noviembre, y en este caso, la Cámara del Libro, ente tradicional que agrupaba al gran porcentaje de la industria hasta la división, cuenta con el apoyo de la Cooperativa Editores de la Furia, unos 30 autores peruanos invitados, 117 expositores, jornadas profesionales y de fomento lector.
Para quienes concurren permanentemente al encuentro, la novedad son los cerca de 30 stands menos, que se ubicaban al medio de la Estación Mapocho, donde ahora puede encontrar a la comitiva de nuestro vecino país.
Por su parte el FAS se desarrolla en dos fines de semana: el pasado, y los días 9, 10 y 11 de noviembre en el GAM, con más de 85 actividades y siendo gratuito, con lo cual se marca una diferencia con Filsa, que oscila entre los $700 y $3 mil, contando también con días gratis.
Para saber más del Festival de Autores, https://www.festivaldeautores.cl/programa . Para Filsa, https://camaradellibro.cl/ferias/filsa/filsa-2018
Más allá de los programas y actividades, queda en duda si dividir esfuerzos tendrá un buen resultado. Las ferias del libro se han constituido en punto de encuentro no sólo para quienes desean comprar libros, sino también para el fomento de la lectura y porque no decirlo, para el contacto con los textos en un mundo en el que crece la lectura electrónica día a día.
Por el momento, los libros están de fiesta.