Skip to content

71% de padres de adolescentes entre 13 y 17 años desconoce qué ven sus hijos

08/16/2019

Este artículo no tiene ningún sentido apocalíptico de ni de autocuidado.

Es sólo constatar un hecho, que ni siquiera era un secreto, pero sí era a voces. Una encuesta del Consejo Nacional de Televisión (CNTV) presentada esta semana concluyó que el 45% de padres de adolescentes en Chile desconocen los contenidos audiovisuales que ven sus hijos. Se trata del estudio “El consumo audiovisual de los niños visto por sus padres”.

Lo primero a tomar en cuenta es lo que le está pasando a un grupo no menor de adultos: la toma de conciencia de que gran parte de la audiencia infantil y adolescente ve contenidos audiovisuales en dispositivos diferentes al televisor de la pieza. El 74% de los padres encuestados manifiesta que sus hijos ven TV por smartphones, el 55% dice que lo hacen a través de televisión con internet y 52% en el tablet o notebook. La televisión tradicional apenas obtiene un cuarto lugar, con 34%.

Más allá de las cifras, la encuesta demuestra el fracaso de aquella cortapisa que escuchábamos hace unos 10 años: la de no colocar televisión en la pieza de los niños, pensando que con esta decisión se alejaba a los hijos e hijas del contenido audiovisual. La realidad anda mucho más rápido, cuestión que cualquier progenitor se da cuenta al poco tiempo. Del Betamax al VHS, del cable a tv digital, del tablet al smartphone y una serie de aparatos que aún no conocemos continuarán cambiando los hábitos de consumo no sólo de niños y adolescentes.

Es innegable que los adultos también han sufrido una modificación en sus propias rutinas audiovisuales. Desde ver una serie en Netflix o la teleserie a cualquier hora y en cualquier lugar (en el Metro, en la micro, o en una café); hasta el hecho de que la oferta audiovisual hoy es de una amplitud suficiente como para generar una fidelidad mucho más relativa que una telenovela de Arturo Moya Grau en los 80.

Pero el tema son los niños, aunque suene a eslogan político. Porque el 45% de los padres afirmó desconocer los contenidos a los que acceden sus hijos. En el caso de adolescentes entre 13 y 17 años, la cifra sube al 71% de los casos.

La pérdida de control no solo tiene que ver con el hecho de que el 56% no conoce o usa herramientas de control parental; se refleja en que al entregar aparatos como un smartphone, el niño o adolescente accede en la práctica al mismo universo abierto al que accede un adulto con un móvil con internet y en cualquier lugar.

Sin embargo, lo que sí puede resultar más apocalíptico, si a esta altura ya comenzó a preocuparse, es que verdaderamente muchos adultos desconocen, con letra mayúscula, lo que sus hijos e hijas pueden obtener en materia audiovisual. Los controles ético de la TV abierta en materia periodística, o del CNTV hacia los programas magazinescos resultan un mal chiste a la hora de observar una realidad que se impone minuto a minuto: que si su hijo o hija quiere observar un asesinato, hacer bullying a sus pares, o intercambiar fotografías sugerentes o sexualmente explícitas, puede ya haberlo visto o estar a solo un clic de hacerlo.

La presentación del estudio del CNTV la puede descargar aquí: https://www.cntv.cl/el-consumo-audiovisual-de-los-ninos-visto-por-sus-padres/cntv/2019-08-12/105630.html