Skip to content

Huelga en Radio Bío Bío y la dictadura del artículo 22

10/11/2019

Radio Bío-Bío, una de las principales emisoras de Chile, reconocida por su aporte periodístico e informativo, está en huelga desde el pasado 30 de septiembre.  ¿Es noticioso esto? el periodista por definición busca no convertirse en noticia. Lo noticioso, la novedad, lo curioso, lo cercano, tiene que ver con la información que un periodista entregue a su auditor, lector o televidente.

Bío-Bío lo ha entendido así por años. Por sus entrevistas y despachos han deambulado los más diversos personajes e informaciones en búsqueda de acercarse a la verdad y con independencia. “Independientes de verdad”, reza la voz de su locución comercial. Bío-Bío ha ganado premios, reconocimientos, es una de las radios más escuchadas, ha sido considerada el medio más creíble -dentro de un soporte, la radio-, que a su vez es también el más creíble.

Su sitio, biobiochile.cl, superó en mayo de 2019 su récord histórico y alcanzó 64,5 millones de visitas. Ha buscado la verdad, elaborado reportajes investigativos y destapando “golpes” periodísticos que la han posicionado en la boca y en los oídos de los auditores. Es por eso que hablar de la radio sí es noticioso.

Porque es igualmente importante que se sepa que sus periodistas no tienen horario establecido, y que en una semana pueden llegar a trabajar en promedio hasta 65 horas, jornadas que además no son compensadas, ni en la cual existen los días administrativos. Su demanda no apunta a grandes ajustes salariales, apunta al descanso, según han dicho sus dirigentes. Es por eso que tras más de 10 días de huelga, la comisión de Trabajo del Senado oficiará a la Dirección del Trabajo, primero por la demora del informe que inspectores deberían enviar tras inspección que habría constatado reemplazos ilegales; y, en segundo lugar, por posibles prácticas antisindicales efectuadas en el último año.

Los periodistas han dicho expresamente que sus demandas resultan extensivas para colegas de otros medios. El centro de la demanda, según han comentado sus dirigentes, es regular o poder compensar la jornada de trabajo. 

Se trata de 13 sindicalizados, de 339 personas que trabajan en la empresa. “Sindicato chico”, podría decir quien lee estas líneas. ¿Por qué tan pocos?, podría decir un amante de la sospecha. Un sindicato que llegó a tener más de 37 personas pero que hoy son 13. Los huelguistas aseguran que hubo desvinculaciones en su momento que afectaron con mucha más precisión de la que se esperaba a miembros de dicho sindicato. “A alguien debería llamarle la atención que en 50 años no haya habido un sindicato fuerte en una empresa de más de 300 trabajadores”, aseguraron los dirigentes del sindicato frente a la comisión de Trabajo.

“Hay cuestiones que son inaceptables. La cultura de la explotación en los medios de comunicación no es particular en la Radio Bío-Bío. Es una práctica habitual en los medios de comunicación, que bajo la excusa del artículo 22 (del código del Trabajo) nos hacen trabajar en extensas jornadas sin compensación”, agregaron.

El apoyo ha venido desde fuera. Más de 140 ex trabajadores y trabajadoras de Radio Bío-Bío han apoyado al sindicato en huelga y sus demandas, y piden a la empresa comenzar a dialogar. Ahora falta ver si la empresa toma en cuenta las demandas de los trabajadores. Si esto llegara a ocurrir, el precedente es importante, no sólo para el resto de los trabajadores de la empresa, sino también para trabajadores de otros medios de comunicación que también sufren  la dictadura del artículo 22 del Código del Trabajo.

Un buen momento para analizar dicho artículo, que indica quienes pueden quedar excluidos de la limitación de jornada de trabajo o tope de las 45 horas semanales. Sobre todo ad portas de una eventual votación de 40…o 41 horas.