Skip to content

¿Qué tiene para decir el Presidente en su cuenta pública?

07/29/2020

El Presidente Sebastián Pïñera llega muy debilitado a su cuenta pública. El cambio de gabinete tuvo una mala recepción, lejos de la sintonía ciudadana, y con fuerzas de la oposición logrando instalar la idea de que se trata de un gabinete para el rechazo, más duro y conservador.

La derecha a su vez llega en crisis. Renovación Nacional ha acumulado durante las últimas semanas una fricción interna importante, que se agudiza al instalar la duda de por qué Mario Desbordes aceptó salir de la primera línea política, irse a un ministerio opaco -aunque a él le guste la temática-, y dejar al principal partido que presidía  con la duda sobre quién asumirá su presidencia. Por el momento, interinamente, el cargo lo ocupó el senador Rafael Prohens.

Si bien la UDI aparece empoderada en La Moneda, también es cierto que enfrentará y deberá asumir nuevos costos por ello. Piñera, de pasada, dejó claro que se entiende que Jacqueline Van Ryselberghe manda en la Unión Demócrata Independiente, pero también que existe oposición -y por eso llevan a a Jaime Bellolio, su opositor, al comité político-. El tema es que Víctor Pérez, de confianza de la actual directiva, de los sectores más duros y del escaso pinochetismo que aún quedará en algún rincón perdido del barrio alto, asume en medio de la propuesta extemporánea, absurda y extrema de la bancada de diputados del gremialismo, que insta a hacer frente a la crisis generada por el Covid privatizando Codelco, vendiendo TVN y profundizando el neoliberalismo en un país que desde las demandas del 18 de octubre y las falencias del sistema desnudadas por la pandemia, parece revalorizar el rol del Estado en la protección de la ciudadanía.

De Evopoli ni hablar. Pagó cara su lealtad/ cercanía con Piñera, y la apuesta de asumir responsabilidades tras el último cambio de gabinete -a esta altura penúltimo- con la salida de una de sus principales figuras -Gonzalo Blumel- del ministerio del Interior.

Otro aspecto, que al menos ya resolvió RN, es el de senadores y diputados que deberán ser designados para reemplazar los cuatro parlamentarios que ingresaron la Gabinete. Marcela Sabat en el Senado, y la llegada de jefes de gabinete o cercanos de Allamand y Desbordes a la Cámara. Un cuoteo muy bien hecho.

El Gobierno enfrenta la cuenta pública tras una derrota significativa y rotunda por el retiro del 10% de los fondos de pensiones. A esta se agrega otra menos importante respecto del veto a servicios básicos. ¿Qué tiene para ofrecer? el comienzo del desconfinamiento de comunas. Los medios de comunicación preocupándose de la apertura de la panadería de barrio de Ñuñoa o de los “superparaderos” de Las Condes -un par de señaléticas en el suelo-.

¿qué tiene para decir el Presidente en su cuenta pública? Porque el mensaje “nos venimos preparando desde enero”, o la frase”hemos construido una gigantesca red social” se caen a pedazos

No puede ofrecer buenas cifras en materia de salud. Chile aparece en el cuarto lugar del mundo en cantidad de muertos por millón de habitantes, una posición en el ranking impensable en momentos que que se llamaba a la nueva normalidad o al retorno seguro.

De igual manera, puede ofrecer, básicamente, muchas dudas. El desconfinamiento, sobre todo si no se toman las medidas de precaución,  podría llevar a que el factor sanitario retome prioridad en la agenda. Una segunda derivada es el plebiscito, a propósito de las condiciones sanitarias para llevarlo a cabo y las posibilidades de un rebrote producto de la apertura que comenzó esta semana.

En este marco, Piñera parece necesitar una cuenta pública o un cambio de gabinete fallido para retomar en control de la agenda. Y ni siquiera así parece poder hacerlo. Más allá del análisis, cabe la pregunta, ¿qué tiene para decir el Presidente en su cuenta pública? Porque el mensaje “nos venimos preparando desde enero”, o la frase”hemos construido una gigantesca red social” se caen a pedazos frente a los datos, relatos y testimonios que la realidad nos da para escuchar o leer todos los días, pese al cerco mediático de la derecha y los grandes grupos económicos.

Y certeza o seguridad frente a las dudas o incertidumbre de la ciudadanía, este Ejecutivo no parece estar dispuesto o preparado para poder dar. Grave problema, para un Gobierno que se precie de tal.